martes, 15 de octubre de 2013

Los niños de México, necesitan más que una " reforma educativa"!!!




Todos sabemos que es apremiante cambios en la Educación en México que permitan a los niños y jóvenes acceder a mejores oportunidades en el futuro, sabemos también que los maestros de escuela pública estamos en deuda con la sociedad mexicana porque no hemos logrado que nuestros alumnos aprendan en su paso por la escuela conocimientos, habilidades de pensamiento, pero sobre todo valores que faciliten su éxito en los distintos ámbitos en los que se desenvuelvan a lo largo de su vida.

Reconozco que da vergüenza observar a maestros que en lugar de estar en sus aulas estén bloqueando calles, carreteras, aeropuertos y hasta centros comerciales; afectando los derechos de otras personas en su lucha por defender sus derechos en contra de una reforma que a estas alturas ha quedado claro que no es educativa es laboral.

La vergüenza se aminora aún cuando estos actos no se justifican, cuando se logra ver más allá de las cosas, cuando se entiende que la lucha que tienen los maestros es de tipo político-social, iniciada ciertamente por la ley de servicio profesional docente, donde en términos muy simplificados está en juego su permanencia, es decir su trabajo; y esta enardecida por aguantar año tras año que en nuestro país se beneficien económicamente muy pocas personas a expensas de un pueblo cada vez más pobre.

Sí logramos aguantar la vergüenza, ¿Cómo poder soportar los insultos? Porque es insultante tener un “sistema de gobierno” que promulgue reformas de carácter punitivo en menosprecio de la labor del maestro y qué pretenda hacernos creer que son los únicos responsables de que nuestros hijos no reciban una educación ya no digamos de calidad, sino medianamente aceptable. Por que acaso usted puede creer que con los actuales sistemas de base de datos, en un mundo digitalizado y moderno, no se pueda detectar ¿Cuántos maestros aviadores hay en México?, ¿Quiénes tienen más plazas de las que humanamente pueden trabajar? ¿Quiénes están “comisionados” en el mejor de los casos por ser parientes de otro funcionario público con poder para dar “comisiones”?, ¿A quienes se les contrata en puestos directivos sin tener siquiera el mínimo de conocimientos y capacidades requeridas, pero que con toda seguridad han concedido “favores” al sindicato o a la misma secretaria de educación?, ¿A poco no se sabe? y la autoridad responsable ¿qué hace? o lo que es peor ¿por qué no lo hace?.

Y sí de sindicato hablamos, apoco nuestro “sistema de gobierno” desconoce también ¿cómo se enriquecen los líderes sindicales?, sí ya encerró a la madre de las corruptas ¿porqué no se sigue con todos sus aprendices y compinches?, ¿porqué ha permitido por años que el manto protector sindical defienda a personas que tienen un puesto como profesor pero que no merecen ser llamados maestros, rateros que se atreven a quedarse con las cuotas “voluntarias” de los padres de familia, holgazanes que no cumplen con lo más mínimo de su trabajo y pederastas que manosean y miran lujuriosamente a sus alumnos?. ¿Porqué no sabe? o ¿Por qué no le conviene tomarse la molestia de revisar cuántos maestros hay con demandas penales, que al no “comprobarse” su delito siguen dando clase pero en otra escuela, a veces hasta en la misma colonia?

Acaso dejamos pasar cuando nos conviene que las cosas así sean, como ejemplo solo uno de los tantos que pueden citarse, el año pasado el día sábado 4 de mayo se suspende el Diplomado en que participaban los maestros porque era urgente asistir a la expoferia de la ciudad de Coatzacoalcos, la finalidad ratificar el voto magisterial para el candidato a la alcaldía del municipio y con esta acción lograr que el “líder moral del magisterio veracruzano” asegurara su puesto como diputado plurinominal. Luego entonces ¿a quién engañamos cuando decimos que la capacitación del maestro importa a la autoridad educativa?, sí fue la misma secretaria quien autorizo la suspensión, no sin antes hacer la “recomendación” de abordar en la semana los contenidos del curso, acaso no en la semana los maestros deben estar trabajando en el aula; es así como se respeta el tiempo y el esfuerzo de los buenos maestros que sí se preocupan por actualizarse y enseñar a sus alumnos.

Y no entiendo porqué, pero mi escasa intuición me lleva a pensar qué el dinero que se descuenta a los maestros y otros servidores públicos que tienen créditos hipotecarios o de diversa índole y que con puntualidad cada quincena la secretaria hace la deducción a la nomina del trabajador, pero omite el pago correspondiente; ¿Dónde está ese dinero?, se desvió acaso para cubrir el desfalco ocasionado por la campaña política más cara en la historia del país. Los maestros ya no son sujetos a obtener créditos simplemente porque su patrón no los paga, pero sí se los descuenta.

A usted no le pasa que ha transitado por una calle, que ha sido “reparada” más de cinco veces por el mismo bache o fuga. No le duele el estomago de saber que de su bolsa salió la reparación y que se la cobraron a precio de “licitación pública”; porque fue pagada de los impuestos que gente trabajadora como usted cubre hasta por tomarse un refresco. ¿Cuánto está costando el túnel?, ¿algún día lo terminaran? O quedará como otro trofeo de impunidad en México, porque en Coatzacoalcos nos han condecorado muchas veces y quien nos visita lo comprueba desde su llegada con el “puente inoperante” cerca de la central. Y creo que duele el estomago porque se traga lo que la boca debe gritar: ¡YA BASTA!, ¡FIN A LA CORRUPCION!, ¡NOS ESTA ACABANDO! Y sin embargo se sigue callando.

Y con dolor de estomago, de garganta y colón; debería doler también el corazón por juzgar a priori a los maestros que seguramente tanto dolor y desesperación nublo ya su razón. Dolor al darse cuenta que sus zapatos tienen tremendo hoyo en la suela y otra vez no alcanza la quincena para comprar otros, pero las “amigas” de los líderes sindicales tiene comisiones “administrativas”, puestos de directoras y hasta de diputadas. Desesperación porque cuando por primera vez había una necesidad real de que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación DEFENDERIERA los derechos de los maestros, manifestó desfachatadamente que no había de que preocuparse que ya habían logrado que se tuvieran tres oportunidades para el examen y que la permanencia no está en riesgo. ¿Cómo se sentiría usted cuando quien lo representa le da la espalda?, ¿Cuándo lo traicionan y lo abandonan?, ¿Cuándo no tiene opciones legales y civilizadas de opinar sobre sus condiciones de trabajo?, ¿Cuándo tiene miedo de perder su trabajo y dejar sin comer a sus hijos? Porque en un México como el nuestro, ¿Quién va a garantizar que un buen maestro permanezca en su trabajo o lo tenga que ceder para las “amigas” de políticos y líderes del sindicato?

Sí estoy de acuerdo con usted, hay muy malos docentes en México y también EXCELENTES MAESTROS que trabajan día a día tanto en escuelas públicas como privadas. Usted los conoce fueron su maestros, tocaron su mente acercándolo a la verdad y el conocimiento, se quedaron en su corazón al enseñarle qué si hay formas de hacer de este mundo un mundo mejor, han dedicando su vida sembrando en sus alumnos los valores de responsabilidad, respeto, la tolerancia y curiosidad por aprender; de la única manera posible que un maestro debe enseñar: con el ejemplo. Mínimo merecen reconocimiento y la distinción de no generalizar al expresar con tanta soltura y menosprecio: MAESTROS HUEVONES.

Ser maestra es el más alto privilegio y honor que la vida me ha otorgado; es la posibilidad de poder día con día ser mejor persona al tener oportunidad de ayudar a otro ser humano a aprender. Y debo dar las gracias a la sociedad por encomendarme tan noble misión, disculparme por lo que no he alcanzado a cumplir y humildemente atreverme a pedirle que respete mi profesión y sin aspiración a que se dignifique la imagen del maestro, al menos me conceda el favor de no continuar ofendiéndome.

Finalmente ¿de quién depende que nuestros niños mexicanos tengan una buena educación?

1. Ciertamente del GOBIERNO, garantizando que el maestro cumpla y también asumiendo la responsabilidad de crear condiciones de infraestructura en la escuela, agilizando la descarga administrativa que quita tiempo a maestros y directivos sin contribución al logro del aprendizaje; entendiendo que no todos los problemas del país los va a resolver la escuela; que si los niños están gordos, que sí se agrede a las mujeres, que conciencia “financiera”, que hay delincuencia, etc. Los contenidos que impactan estas problemáticas ya están dentro de los planes y programas de estudio, no se necesita elaborar proyectos, planeaciones, informes y fotos desde la escuela, para que puedan “justificar” que las líneas políticas se cumplen; más que programas inter institucionales se requiere VERDADERA VOLUNTAD POLITICA. Y obviamente el buen juez por su casa empieza, UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD SOLO SE DA CON GOBIERNOS LIBRES DE CORRUPCIÓN.

2. De los MAESTROS, ya que es en el aula donde se genera el aprendizaje y sí, se requiere de maestros preparados, comprometidos, que aprovechan el tiempo en que los niños permanecen en la escuela; que trabajan colaborativamente con sus colegas, que preparan su clase, que varían sus estrategias de enseñanza, que enseñan valores con el ejemplo, que evalúan para mejorar el aprendizaje y sobre todo que estén MÁS OCUPADOS POR CUMPLIR CON SUS OBLIGACIONES QUE EN DEFENDER SUS DERECHOS.

3. De los PADRES DE FAMILIA, a muchos ya se les olvido que LA EDUCACIÓN EMPIEZA, CONTINUA Y NUNCA TERMINA EN LA CASA; porque dejan la responsabilidad de educar a su hijo en el maestro, sí como padre es una responsabilidad que le compete en primera instancia a usted. A poco el maestro va a enseñar a su hijo a respetar las normas, cuando en su casa no hay normas, como puede exigir al maestro que revise la tarea de su hijo si usted no comprobó que estuviera bien hecha, como puede el maestro enseñar el amor por la lectura si el padre nunca lee (esto solo es justificable en el caso de hijos de padres que no saben leer) y como puede enseñar un maestro el amor y la perseverancia en el trabajo, si usted vive quejándose de su trabajo. Ya ni

hablar del respeto a la autoridad cuando no se respeta la autoridad que es el maestro en el aula.

4. Y de usted ciudadano mexicano, que a lo mejor no tiene hijos, no es maestro, ni gobernante del país; pero que participa en actos de corrupción o lo que es casi igual de malo se queda callado y no los denuncia. Sin CONCIENCIA CIUDADANA de adultos responsables que se esfuerzan y trabajan por un futuro mejor para nuestros niños; de nada sirven la promulgación de “LA REFORMA EDUCATIVA”.

La responsabilidad de la educación de los niños y jóvenes de nuestro país es de TODOS los adultos mexicanos.

ATENTAMENTE

Una Mexicana que despierta  de su letargo!!!!!